Tid  7 timer 5 minutter

Koordinater 1450

Uploaded 5. juni 2018

Recorded marts 2018

  • Rating

     
  • Information

     
  • Easy to follow

     
  • Scenery

     
-
-
410 m
155 m
0
4,6
9,2
18,31 km

Vist 203 gange, downloadet 3 gange

tæt på Mitú, Vaupés (Republic of Colombia)

RUTA DEL PAUJIL
Mitú-Caño Sangre-Cerro Paujil-Mitú
Sábado 31 de marzo de 2018

Éste sería el quinto y último día de una maravillosa Expedición por el Vaupés-Colombia que nos llevó por los Ríos Canararí y Apaporis, el Raudal del Jirijirimo y el Cerro Way Reariku.

De regreso a Mitú, capital del Vaupés, aprovechamos para conocer algunos de sus atractivos turísticos: Caño Sangre y el Cerro El Paujil, éste último llamado, erróneamente, Cerro Guacamaya.

Para ello tomamos un par de mototaxis que nos llevó por el 12 de octubre hasta Mitú Cahivera. Una comunidad indígena ubicada a unos 15 minutos del casco urbano.

Allí nos recibió La Capitana quien nos informó que para seguir era importante tener permiso, ir con guía certificado y pagar $15.000 por persona. Como no teníamos conocimienrto de los requerimientos, ella nos permitió entrar y nos consiguió un lugareño que nos sirvió de guía para ésta caminada que comenzó en ésta comunidad.

Si bien el acceso a Caño Sangre y Cerro El Paujíl se hace por un camino muy marcado y transitado -el cual es el mismo yendo y vieniendo- yo le consulté al amable indígena por la posibilidad de hacer un circuito que nos permitiera entrar por otro lado y regresar por el sendero turístico. Ramiro, como buen conocedor de su geográfia, sabía efectivamente de otro camino mucho más agreste que nos llevaría a la cima

Yendo hacia allá nos internamos por, un buen rato, en una hermosa trocha que nos llevó por un espeso y exhuberante bosque

En un punto cruzamos Caño Sangre por un sector poco convencional en donde hay vestigios de un puente destruido por la creciente del caño. En éste cruce es importante tener cuidado pues la corriente es bastante fuerte

Una vez pasamos al otro lado, empezamos el ascenso a la cima de ésta emblemática montaña el cual hicimos, en primera instancia, por un camino poco transitado y conocido por turistas.

Llegando casi a la cima, nos encontramos de frente con un par de gigantescas piedras la cuales hay que subir, prácticamente, gatiando pues el grado de inclinación es tan pendiente que se corre el peligro de ser halado hacia atrás

Una vez superamos la primera roca nos encontramos con la otra que es aún más pendiente. Es por eso que hay que subirla con la ayuda de una cuerda que instalaron allí para hacer mucho más fácil el acceso a la cima. Aún así el ascenso por ésta cuerda es extremo

La recompensa, arriba, es apreciar la inmensidad de la selva del Vaupes, bañada por el río que lleva el mismo nombre. Paisaje majestuoso de nuestra geografía colombiana

En la cima nuestro guía nos contó, entre otras, que el Cerro es conocido como el Cerro Guacamaya por la cantidad de éste tipo de aves que anidan allí, pero su verdadero nombre es Cerro Paujil

Dijo el indígena que la historia de su cultura habla de 5 tribus Tucano que se encontraron una anaconda emplumada, o Paujil que llaman. Ellos procedieron a matar el animal. Es por eso que el cerro lleva el nombre de éste animal. La leyenda dice además que la sangre del paujil corrió por la montaña y formó, según ellos, Caño Sangre.

Después de oír historias de la región y permanecer un rato en la cima, empredimos el regreso que estuvo acompañado por una serie de variados sonidos de animales que armonizaron la jornada. Esta maravillosa sinfonía nos acompañó hasta el paso tradicional por Caño Sangre. Allí nos detuvimos un buen rato a disfrutar de un merecido baño en éstas aguas color rojizo.

Cayendo la tarde regresamos a Mitú Cachivera en donde nos despedimos de la Capitana y nuestro acompañante. Terminamos allí la caminada. Tomamos mototaxis y volvimos al casco urbano.

Una ves en Mitú aprovechamos los últimos rayos del sol para caminar por el bonito y moderno malecón construido al pie del Río Vaupés.Por él se llega a la playa para ver el atardecer y deleitarse con la estampa de sus gentes bañándose en la principal fuente hidrogáfica del departamento y una de las más importantes de la amazonía colombiana.

Su riqueza y exhuberancia derivan también de una amplia red hidrográfica que recorre casi todo el territorio el departamento. Durante su recorrido por la selva, el Vaupés baña poblaciones como Miraflores, Puerto Silvana, Santa Rosa y Mitú, la capital, sirviendo como referencia limítrofe entre Colombia y Brasil.

Pero desafortunadamente toda esa belleza del río y sus poblados, constrasta con una triste historia llamada "La Epidemia de las Cuerdas"

Este nombre se debe a una serie de suicidios realizados entre los indígenas del Vaupés que dado su alto número, se convirtió en una epidenia. Eso de ponerse una soga al cuello, y matarse empezó a ser normal y muy usual entre los adolescentes de ésa región del país.

Esta es una epidemia que en la última década ha cobrado 123 muertos en 16 de los 27 pueblos de Vaupés. Mientras que en Colombia la tasa de suicidio es de 4,9 por cada cien mil habitantes, en el Vaupés es de 38.

Aunque todos estos datos se empezaron a recolectar con juicio desde 2008, las cifras pueden ser más abultadas. Enterarse de una muerte en los más de 54 mil kilómetros cuadrados de Vaupés es un golpe de suerte. Es tan grande éste departamento que en este bosque tupido atravesado por ríos, cabrían treinta ciudades como Bogotá o un país como Irlanda.

Todo parece indicar que ésta epidemia tiene una justificación cultural la cual afirma que todo arrancó con una maldición que ha tomado el sello de una leyenda.

En 1992, cuentan, se suicidó en Brasil la hija de un payé muy poderoso porque no soportó el desamor de un indígena colombiano. Su padre, al verla, enfureció y decidió extender su desdicha. Si el destino lo obligaba a cargar con esa pena, su peso lo compartiría con las 27 comunidades del Vaupés.

De ser cierta ésta maldición, las consecuencias han sido fatales. Ojalá desparezca para que "La Epidemía de Las Cuerdas" se convierta en cosa del pasado y sus pobladores vivan felices en sus tierras

Lo cierto es que, con o sin "Epidemia de Las Cuerdas", el Departamento de el Vaupés es mágico y vale la pena conocerlo

4 kommentarer

  • Foto af JuanPabloRABikes

    JuanPabloRABikes 05-06-2018

    Mi querida Vicky. Felicitaciones por hacer tan memorables estas expediciones con tus suculentos relatos. Nunca olvidaré a nuestro guía Ramiro. Un experto conocedor de la zona. Todo un maestro.

    Nos vemos en el Casanare con los demás chigüiros

  • Foto af Vicky Trujillo

    Vicky Trujillo 06-06-2018

    Hola de nuevo JRABikes
    Que gusto volverte a ver por acá¡¡¡
    Gracias por recordarme el nombre de Ramiro. Ya lo incluí en la crónica.
    Por supuesto que nos vemos en Casanare, otro tesoro escondido de nuestra Colombia Oculta
    Hasta pronto

  • Foto af DXMARIUS

    DXMARIUS 15-02-2019

    Agradezco a usuarios como tu porque se ven las mejores y más variadas actividades y rutas que uno si pudiera, las haría todas. Gracias por compartir.

  • Foto af Vicky Trujillo

    Vicky Trujillo 21-02-2019

    Hola DXMARIUS
    Gracias por tus palabras y la valoración de la ruta.
    Éste bello planeta es largo y extenso.
    Que bueno tiempo y recursos para poder hacer la variedad de actividades que ofrece
    A mi, a éstas alturas de mi vida, me quedan grandes varias de ellas.
    Sin embargo disfruto viéndolas

You can or this trail