Tid  3 timer 19 minutter

Koordinater 897

Uploadet 1. februar 2019

Optaget januar 2019

-
-
218 m
-22 m
0
2,5
5,1
10,15 km

Vist 70 gange, downloadet 0 gange

tæt på Santoña, Cantabria (España)

Corto, pero duro recorrido como demuestra la velocidad media que no llega a los 3,5 km/h, aunque el día con fuerte viento y chaparrones ocasionales no contribuyó gran cosa.
Iniciamos el recorrido en el Fuerte de San Martín en dirección al del Mazo o Napoleón, que nunca he conseguido ver abierto. Vuelta y giro hacia el Dueso, dejando a nuestra derecha el sendero que lleva directo a Cuatro Caminos y al Faro del Caballo.
Antes de bajar al Dueso cogimos a la derecha una pista hormigonada (igual que la que traíamos) en fuerte pendiente ascendiente, que nos llevó a la zona llana de las granjas. A partir de la tercera y última granja, desaparece la pista y se inicia un sendero, impreciso en algunos momentos y claro en otras, pero con marcas de PR y otras circulares en los árboles. Este sendero lleva a la Atalaya, pero un poco antes se bifurca a la derecha para llevarnos al lugar que he llamado "Centro" por donde pasa la senda del Mazo a Cuatro Caminos, Tomamos esta última dirección con el propósito de llegar hasta la Batería de San Felipe, sin intentar bajar al Faro del Caballo dado el mal tiempo y la edad de las 60 personas que íbamos, entre 59 y 84 años.
Bocadillo en Cuatro Caminos y bajada a las baterías de San Felipe, quizás una sola pero en dos niveles distintos. Allí se abrio un poco el cielo y pudimos contemplar las impresionantes vistas sobre la bahía de Laredo y toda la costa oriental de Cantabria y occidental de Vizcaya, hasta el cabo de Machichaco. Debajo, en picado, el faro del Caballo.
Vuelta a Cuatro Caminos y giro a la izquierda para bajar de nuevo a San Martín, con una pequeña incursión de ida y vueltapor la zona de las minas al Valle de los Avellanos. Vuelta, paso por la casa de la Leña, nuevo disfrute visual en el mirador cercano a dicha casa y bajada por la pedregosa pista hasta San Martín.
A pesar de las lluvias, un solo charco y algo de barro únicamente en la zona de las granjas. En el bosque la tierra chupa todo el agua que cae sin apenas dejar rastro, y en las pistas de piedra tampoco encontramos agua.
La única dificultad es la propia del terreno sembrado por los obstáculos de un denso sotobosque y los afloramiento rocosos casi continuos. Subidas, bajadas, continuos quiebros, etc. y en la pista de bajada desde el mirador alto, piedras y afloramientos rocosos superficiales que castigaron nuestros tobillos y rodillas.
Por tramos:
- San Martín-Casa Blanca-El Mazo. Subida suave y continua, asfaltada en su parte baja y hormigonada imitando losestas en su parte alta. Sin problemas. Por encima de la Casa Blanca encontramos a la derecha el sendero que sube en vertical al Buciero, y un poco más adelante, un sendero a la izquierda, El Salticón, que baja directo a Santoña, peligroso con suelo mojado. Vistas a la izquierda sobre Santoña y Montehano desde algunas "ventanas" abiertas en la arboleda.
- El Mazo-cruce al Dueso: Fuerte bajada por pista hormigonada y enllosetada como la anterior. Vistas parciales al Dueso y Berria y al monte Buciero
- Cruce de el Dueso-Granjas. Sigue la pista hormigonada con una fuerte pendiente ascendente en su inicio, llegando en algún momento al 20%. Paso por tres granjas semiabandonadas en zona plana, con un charco y parte embarrada por la presencia del ganado vacuno.
- "Granja" al cruce de la Atalaya. Sendero estrecho en fuerte subida entre árboles y rocas, con la Atalaya de frente y el Ganzo a la derecha. Poco o ningún barro, pero atención a la señalización para no perderse, pues el sendero se desdibuja en varias ocasiones.
- Cruce de Atalaya-Centro. Sendero estrecho, no incluido en ningún mapa, atravesando un denso encinar por terreno "llano" pero con múltiples pequeños toboganes. Señalizados en sus extremos (aunque alguién ha arrancado los paneles verticales) y a lo largo del recorrido. Inmersión en el ecosistema del bosque.
- Centro-Cuatro Caminos. Senda ancha sin ninguna dificultad, Continuación del bosque anterior aunque con algunas especies arbóreas nuevas: avellanos, madroños, laureles y algún
roble.
- Cuatro Caminos-Batería de San Felipe-Cuatro Caminos. Ancha senda, con peligrosa bajada incial dado el fuerte desnivel y los afloramientos rocosos; luego cómoda senda tapizada de hojarasca. La desviación a San Felipe está a la derecha, pero pude irse hasta el fondo para asomarse a las escaleras de bajada al Faro del Caballo, y allí mismo coger a la derecha para bajar a las baterias. La peligrosa bajada inicial se convierte a la vuelta en una inocente subida casi escalonada.
- Cuatro Caminos-Mirador alto- Casa de la Leña. Amplia pista, con hojarasca inicial, pero pronto con incómodos afloramientos rocosos. A la altura del "mirador" (no se ve nada por la vegetación), a nuestra derecha gran pared de la roca que forma parte de la base del Ganzo. Pasado el mirador, ya de bajada, entramos en la zona más incómoda por la abundancia de rocas y piedras. ¡Ojo con los tobillos! Al final, gran ventana sobre la bahía de Laredo y los montes y costas orientales cántabras.
- Casa de la Leña-Mina-Valle de los Avellanos. Bonito desvío por una senda cómoda, a ratos entre trincheras rocosas realizadas para el transporte del mineral. Final en la gran dolina del Valle de los Avellanos y vuelta a la Casa de la Leña.
- Casa de la Leña-Mirador bajo-Fuerte de San Martín. Larga bajada rocosa y pedregosa, en la que hay que prestar atención en dónde ponemos los pies. El mirador hace honor a su nombre con preciosas vistas sobre las costas orientales de Cantabria y occidentales de Vizcaya, así como sobre los montes que rodean Laredo por el sur. En la bajada se pasa por el Fuerte de San Carlos, completamente invisible por la vegetación existente.
Antiguo fuerte defensivo de la bahía de Laredo, con planta semicircular, dos niveles de baterías y terraza artillada. Está situado en el extremo sur de Santoña, en pleno paseo de Pereda.
Casa pintada de blanco a medi camino entre el Fuerte de san Martín y el de Napoleón. Justo delante se abre una ventana en la vegetación para poder contemplar Santoña y sus marismas.
Cruce en T. De frente sube al fuerte de Napoleón y a la derecha baja al Dueso.
Fuerte napoleónico (1810) defensivo de Fuerte Imperial que existia donde hoy está la prisión del Dueso.
Cruce con arranque de sendero a la derecha de la pista de bajada al Dueso. Lleva a Cuatro Caminos y al Faro del Caballo. Está señalizado, pero es fácil que paser desapercibido
Cruce de pistas de hormigón con dibujos en rombo. De frente fuerte bajada al Dueso; a la derecha fuerte subida a las granjas y a la Atalaya.
Zona de granjas del Dueso. Una media docena de construcciones que en otro tiempo debieron estar habitadas, pero en la actualidad parecen auxiliares para el mantenimiento de las granjas ganaderas.
Cruce de senderos bien señalizado hace unos años, pero ahora solo queda el palo vertical sin las indicaciones precisas. De frente y más ancho, a la Atalaya; a la derecha a Cuatro Caminos pasando por el "Centro"
Cruce en T del sendero que viene del Dueso y la Atalaya, con la senda más ancha que discurre entre el Mazo y Cuatro Caminos. Tomamos a la izquierda para ir a Cuatro Caminos.
Cruce neurálgico en cruz de la senda que viene del Mazo por el Centro y la que discurre entre San Martín y el faro del Pescador.
Restos de las instalaciones militares francesas de defensa de la bahía de Laredo. Consta de dos plataformas, una superior, la de la batería propiamente dicha y otra inferior donde estaban los barracones de las tropas. Vistas excepcionales.
Mirador en el punto más alto del recorrido circular de la costa. Carece de grandes vistas al tener por el oeste la pared rocosa del Ganzo y por el este una densa arboleda. En algún momento puede verse el mar en un picado espectacular.
Gran dolina en la zona de las antiguas minas de hierro, hoy colonizada por avellanos. Ecosistema puero del bosque e inicio de la subida al Ganzo y al Buciero por su lado oriental.
Restos de una antigua explotación minera de hierro, donde son visibles las trincheras para el acarreo del mineral. El punto marcado en los mapas como "Mina" es una zona desarbolada con algunas casetas de madera destartaladas. Una reja con candado impide el acceso a esta zona.
Casa en buen estado construida por el ejército francés para el almacenamiento de la leña que se obtenía en el monte.
Espectacular mirador protegido por una precaria valla de madera. Las mejores vistas del recorrido (y de todo el Buciero, si se excluyen los altos de la Atalaya y el del propio Buciero)
Fuerte costero invisible desde el camino, similar al de San Martín.
Entrada en Santoña desde Argoños, donde hay un gran parking y pueden estacionarse los autobuses.

Kommentarer

    Du kan eller denne rute