Paco Vallejo
  • Foto af La Peña Arpada y La torre de Silene
  • Foto af La Peña Arpada y La torre de Silene
  • Foto af La Peña Arpada y La torre de Silene
  • Foto af La Peña Arpada y La torre de Silene
  • Foto af La Peña Arpada y La torre de Silene
  • Foto af La Peña Arpada y La torre de Silene

Koordinater 101

Uploadet 24. juli 2012

-
-
175 m
30 m
0
4,3
8,5
17,0 km

Vist 1230 gange, downloadet 2 gange

tæt på Paterna de Rivera, Andalucía (España)

Cuento de la Princesa Silene que relata una historia basado en los misterios y enigmas de este lugar. Silene en alemán toma el nombre de Rapunzel, y sin duda La Silene Gazulensis, es una flor única a la que habría que proteger. La verdadera Rapunzel, de los hermanos Grim.:

Erase una vez, un Reino, en el que crecía una preciosa florecilla, la cual era capaz de sanar toda enfermedad y cualquier herida por grave que fuera. Discretamente florecía, cerca del Reino de Lascuta, en los confines de el Reino de Torrestrella, en un margen del sendero de la cañada real, que unía a ambos Reinos. Era una planta única en el mundo, la que se escondía en este recóndito y apartado lugar… ¡En la Peña Arpada! Una montaña que sirvió como cantera, para hacer ruedas de molino hace mucho, muchísimo tiempo.
Cerca de esta montaña, había un volcán que burbujeaba barro y lodo, al que llamaban, ¡El Volcán de Fango! Allí era donde vivía, una bruja que continuamente, vigilaba con mucho recelo y sigilo este lugar, puesto que de esa flor tan especial, la Silene gazulensis, adquiría la temida bruja, el poder de sanar y de nunnnnca envejecer!...

Un día, la Reina del Palacio de Torrestrella, enfermó gravemente cuando estaba apunto de dar a luz a su hija.
El Rey, que no estaba dispuesto a perder a su esposa ni a su futura hija, envió a sus tropas, campesinos, mercaderes, pastores, a todo el mundo en busca de la planta, que lo curaba todo.
Y como si de un tesoro se tratara, se lanzaron a su búsqueda, ya que desde los mitos clásicos de Cartago y Roma, se hablaba de ella en la zona, aunque nunca nadie, la había encontrado jamás.

Las tropas del Rey, buscaron palmo a palmo la flor, hasta que un día dieron con ella, y cortándola, se la dieron a la reina en jarabe, hecho con la infusión de la mítica flor. Rápidamente la Reina se recuperó y su preciosa hija nació con un brillo especial en la mirada y en su dorado cabello. Una pequeña marca de nacimiento bajo el tobillo de la princesa, con forma de flor, se convirtió en el símbolo y memorándum del reino, por el feliz desenlace.

La bruja mientras tanto, con gran enfado, permitió que se llevara la guardia real, su flor mas querida y codiciada, la fuente de su eterna juventud.
"Llevaos mi flor, así de esta manera, la hija del rey nacerá con tanto poder, que entonces, será digna de ser hija mía!!!!" y comenzó a reír endiabladamente"¡¡¡JAAAJAJAJAJAAAA…!!!!"

Solo dejó pasar tres noche para cumplir su amenaza, solo hasta la noche en la que nació, la hija de los Reyes. Esa noche, esa misma noche, llevó a cabo su malvado y terrible plan. Entró despacio, como entra el humo por las ventanas, y una vez dentro de palacio, lanzó un conjuro, "Hokuspokus Fidibus… ¡¡¡Simsalabim!!,! y una fría niebla invadió la oscura noche, el viento arremolinado en palacio, abrazó al bebe. Ambas, la bruja y la princesa recién nacida, desaparecieron en un instante… La pequeña ya había sido raptada, y la hechicera desde ese momento la llamó... Silene, la princesa de la mágica flor!!.
"Tu serás a partir de hoy mi mas linda flor, con el poder de la eterna juventud, y además me darás el poder de la belleza…" y diciendo esto, la bruja se adentró en sus dominios con el bebé tapado bajo una manta.
La escondió en la Torre Hanníbalis, y allí creció durante años, sin ver a nadie. Esta torre que se alzaba al cielo sin puertas, invisible a simple vista, oculta por las rocas, que en forma de arpa dentada, la camuflaban y la hacía inaccesible… Sólo desde lo mas alto, se tenia acceso por una pequeña ventana.

Pasaron los años, y como cada mañana, la bruja peinaba el largo pelo de Silene cantando una linda canción, una especie de encantamiento para que su rubia melena brillase y así tomar la juventud y la belleza que tanto ambicionaba.
"Briiilla linda floor,daaame tu podeer
Vueeeelve el tiempo atraaasss,
tooorrrna lo que ya fueee…
Cuuura el daño yaaaa,
caaambia eeel azar.
El siiino tróoocaloooo,
toooorna lo que ya fueeee

Lo queeee yaaaaa fueeeeeee…
( http://www.youtube.com/watch?v=wPfJ0WT9G_s )

Por las noches, la bruja se marchaba al Volcán de Fango, descendiendo por el largo cabello y diciendo como siempre al igual que cuando llegaba: "¡Silene, deja caer tu pelo!".
Mientras la joven niña pasaba las noches sola en la torre, miraba por la pequeña ventana, entonando una preciosa canción, esperando que brillase en el cielo las luces, que como estrellas, se encendían solo una vez al año, tras el horizonte, justo el día… el día de su cumpleaños.
Un día el príncipe del Reino de Lascuta, salió del torreón de su castillo a pasear sin rumbo lejos de sus tierras…Cual fue su asombro, cuando del interior de la montaña, a la que la casualidad le había conducido, escuchó a la princesa perdida cantar:

"Mañaaana al fiiiin…las luuuuceeees veréééé
y en caaadaaa cumpleaaañoooos las vuelvoooo aaa veeeer…
¿AAAAdoooonde vaaann? Allííí quierooo iiiir
Quizáaasss hoy madreee me permita, al fin, saliiiiiiir"…

Lleno de valor y arrojo, el príncipe conmovido por la triste canción, decidió escalar la torre, piedra a piedra, hasta la ventana, y de esta forma rescatar a su única prisionera.
"¡Quien eres! ¡Que buscas! ¡Quieres cortarme el pelo verdad?" dijo la princesa con temor.
El noble y apuesto joven, puso su rodilla en el suelo y explicó: "linda princesa, mi nombre es Eugin y soy el príncipe del reino vecino de Lascuta. Al escucharos, comprendí que sois la princesa perdida de Torrestrella, y tengo el deber de deciros, que son tus padres los que cada año, el día que nacisteis, encienden las luces de fuego de Torrestrella, para mostraros el camino de regreso a tu hogar". "Solo con tu canción, esta torre se deja ver, Por eso nunca antes que yo, nadie, te pudo encontrar."
"Pero mi madre es la señora del Álamo, que vive y gobierna en esta parte de la orilla del río que lleva su nombre, ¡Debéis estar confundidos! ¡Y a la vez sois muy insensato, por que corréis un grave peligro si mi madre os ve! " contestó Silene.

El joven Caballero, mostró la flor dibujada en el Escudo familiar de los padres de Silene, que llevaba bordada en su capa como señal de alianza con el reino vecino.
Señalando el pie de la linda princesa, dijo: "¡ A que es igual! Idéntica!! Es, la misma flor que tienes tatuada en tu piel, desde el mismo momento de tu nacimiento…" Tu padre mandó incluir el emblema de la flor, en su escudo y sello familiar, "Lo comprendes ahora? Es la flor que salvó a tu madre... y se quedó en grabada, en ti".

Entonces ella recordó imágenes que no tenían explicación, imágenes que pertenecían a un instante de su vida al nacer, de un palacio, al que desde sus sueños, deseaba regresar.

Con la voz temblorosa, Silene y con ojos tristes dijo: "¡Llévame con mi familia por favor, el peligro nunca estuvo fuera, está aquí dentro, en estos muros, en esta cárcel, en la Atalaya de la bruja del volcán de Fango!" Y ayudándose con su cabello, tejiendo una fina cuerda trenzada, pudo escapar de la torre ayudada por el valeroso príncipe, que arriesgando su vida por la de ella, de la Torre la rescató.

En ese momento la bruja del Álamo, que era así como como la llamaban todos en estas tierras, los sorprendió, "¡Donde vas con la mas valiosa flor de mi jardín!" dijo levantando las manos. El príncipe Eugín, se adelantó cruzandose frente a la bruja, en un intento de defender y dar protección a la princesa…
"Dreimal, schwarzer Kater…
Simsalabim!" fuero las palabras del maléfico hechizo, que petrificó al príncipe, transformándolo al instante, en una roca de sal.
No!!! gritó la princesa, y cayendo junto a Eugin, tomó su puñal cristalizado en sal, y con un movimiento rápido y certero, cortó su largo y rubio pelo. Inmediatamente, perdió todo su poder el cabello y por tanto la bruja, perdió su juventud…. y comenzó a envejecer en segundos… ¡Mil años!.
"¡Porqué has hecho esto… porqué lo has hecho, Silene! De esta forma me has matado!"

Y mientras la Bruja del Álamo, se convertía en una negra piedra, derretida en el suelo, cerca de la Torre de Hanníbalis, la princesa contestó:
"¡Por que tu me robaste mi niñez!
¡Secuestraste la felicidad en mi vida y mataste al compadecido príncipe, que conmovido, quiso protegerme de ti!"
Desconsolada y entre lagrimas, abrazó al príncipe de sal.
Sus lágrimas brillaron entonces, tanto sobre la inmóvil estatua, que como si de un fino cristal se tratara, estalló en mil pedazos, dejando libre al príncipe que por fin comenzó a respirar… "Tu pelo Silene, que ha pasado con tu pelo! ¡Y la bruja!" preguntó el príncipe, "Nada…shuuu…" respondió Silene colocando un dedo sobre sus labios. He vivido demasiado tiempo en la cara oculta de la luna, para dejar, que un solo dedo la pueda tapar!."
Y es que descubrió, que al miedo, se le hace desaparecer con el amor, y que ella siempre tuvo en sus manos el destino de su madrastra, la bruja, pero solo le faltaba este sentimiento, que acababa de florecer en su corazón, ¡se había enamorado!

Desde entonces, de entre las rocas, surgen cristales de sal, que dejan un manto blanco en el lugar, justo donde las lágrimas rodaron sobre la estatua de sal. Desde ese instante, las lágrimas del mundo entero, de todo el mundo, se volvieron saladas… para toda la eternidad. Quizás por eso, las lágrimas son capaces a veces de hacer, un poquito de magia. Y Cuando eso ocurre y las lágrimas hacen algo mágico… las personas acuden a este lugar, donde escriben y dibujan (su exvoto) su mágica historia, en el interior del templo, que se levanta no lejos de allí, para celebrar la boda de la princesa Silene, con su guapo Principe Valiente. Vivan los novioooooss!!!! gritaban las gentes de los dos reinos, Vivan los príncipes de la Atalaya de los Gazules!!! que del árabe se traduce como !La Torre de los Valientes!
Algunas personas aseguran, que donde solo se ven ruinas, sigue la torre de la bruja, entera, inmutable allí, pero invisible a los ojos e intangible a las manos… También dice una leyenda, que algún día alguien devolverá, las dos ruedas de molino que faltan en este lugar, en el sitio donde quedaron sus huellas, donde aún perduran sus marcas, de donde fueron talladas hace mas de mil años...
Entonces, estas ruedas, se transformarán en campanas, dos campanas que tocarán la melodía de la encantadora canción de Silene, la princesa de la Atalaya. La Torre surgirá nuevamente, volverá aparecer ante los ojos de todos, para así encender luces en el cielo con fuegos fatuos, en mitad del camino, y señalar el lugar donde fue derrotado el miedo, un bonito lugar hoy, que une a los dos Reinos… en la Arpada, que traducida al castellano (español) seria, "La Peña del Armónico Canto, como el de un ruiseñor".
Pero mientras tanto eso ocurre o no… con el canto de los pájaros, vuelven a crecer, unas pocas y pequeñas flores de la Silene Gazulensis, que ilusionada se empeña en vivir allí, con su poder cedido al agua sulfurosa de una fuentecilla, con el deseo de que las dejen crecer discretamente, cerca del Volcán de Fango, en su pequeña montaña, La peña Arpada, para seguir siendo lo que es, la última florecilla mágica, del mundo entero.

Y colorín colorado, este cuento ha terminado.
Waypoint

Capilla de Silene y El Principe Valiente

Kommentarer

    Du kan eller denne rute