-
-
1.769 m
882 m
0
60
120
239,12 km

Vist 2780 gange, downloadet 62 gange

tæt på Molina de Aragón, Castilla-La Mancha (España)

Ruta en BTT con alforjas que permite conocer varias de las zonas más interesantes del Alto Tajo, Los Montes Universales y la sierra de Albarracín.

DÍA 1. MOLINA - SALTO DE POVEDA 65 km
Dejamos el coche en Molina de Aragón, y después de comer comenzamos en dirección al barranco de la Hoz, excavado por el río Gallo. Se trata de un fantástico aperitivo de lo que veremos más adelante con el río Tajo.
Pasamos Torete y continuamos hasta el puente de San Pedro, pasado el cual cogemos una pista que sale a la izquierda y que avanza por la margen izquierda del río Tajo (en el sentido de las aguas) remontándolo curso arriba. La pista es una una sucesión de subidas y bajadas que no se hacen duras pero sí un poco largas, para lo cual lo mejor es darse el capricho de parar a darse dos o tres bañitos en sus aguas verdi-cristalinas que hipnotizan al ciclista y lo atraen sin remedio.

Alcanzamos de nuevo carretera por la que avanzamos un par de km hasta llegar al puente de Poveda, donde volvemos a coger pista que nos deja 4 km más adelante en las Casas del Salto, donde hacemos un primer alto en el camino.

DÍA 2. SALTO DE POVEDA - VEGA DEL CODORNO 52 km
Dura etapa a pesar de su longitud debido a lo salvaje y pendiente del tramo de subida. Dejamos las casas del Salto y nos dirigimos a la nueva pasarela que han construido hace pocos años para llegar a la laguna de Taravilla, quedándonos maravillados por el espectáculo y sucumbiendo una vez más a las tentaciones cristalinas del Tajo; es decir, que nos tiramos vestidos desde la pasarela a la poza a las 10 de la mañana, un verdadero gustazo!!
Paramos en la laguna a darnos una sesión de ictioterapia y continuamos remontando el Tajo esta vez por su orilla derecha (según el curso de las aguas) siguiendo una pista de iguales características con continuos subi-bajas.
Llegamos a la carretera que nos deja en Peralejos de las Truchas, donde paramos a comer, y continuamos por el camino natural del Tajo en fuerte subida que nos cuesta horrores después de la comilona y el vino. Abandonamos el camino del Tajo y pasamos por la ermita de Ribagorda, tras lo que ya comenzamos una fuerte bajada directa al barranco de la Hoz Seca, donde sabemos que empieza el tramo más salvaje de todo el viaje. Salvaje pero que ya habíamos consultado en nuestra guía del Alto Tajo y en una (una!) reseña de Wikiloc; eso sí, en sentido inverso ambos.
Cruzamos el río de la Hoz Seca por una pasarela junto a un molino y empezamos ver cómo la senda se hace cada vez más difusa. Avanzamos unos metros por la orilla izquierda y llegamos a su desembocadura en el Tajo, zona conocida como Las Juntas. Aquí ya nos toca descalzarnos y vadear, momento que aprovechamos de nuevo para regalarnos otro chapuzón en el cada vez más joven Tajo. Mientras descansamos en la orilla no vemos ningún camino ni traza ni nada por donde continuar, pero ya nos preocuparemos luego.
Pero llega el momento de preocuparse y avanzamos penosamente arrastrando la bici con sus alforjas por la orilla, entre piedras, matorrales, gravera, charcos... Menos mal que al menos tenemos el track para no perdernos, porque ni hay huella ni nada parecido. Salimos por fin a una zona más despejada y ascendemos a la vez que giramos a la derecha. El paisaje se sigue abriendo y al menos la bici ya no arrastra sino que ya podemos hacer rodar las ruedas (sin nosotros encima). Vamos haciendo eses sobre el track hasta que empieza a apreciarse una leve marca de antigua senda. Seguimos arrastrando la bici y alcanzamos una nave ganadera a partir de la cual ya se aprecian mejor las marcas del camino. Sin agua, penando y arrastrando la bici llegamos por fin a la parte alta y entonces !Paf!, pinchazo. Mientras cambiamos la cámara nos vemos sorprendidos por un zorro curioso que nos observa a 50 metros. Buitres, tres jabalíes y un buen número de corzos y ciervos son el resto de compañeros que nos encontramos en este durísmo pero salvaje y remoto rincón del Alto Tajo.
Una vez montados en la bici después de casi 3 horas de subida alcanzamos la carretera que nos deja al fin en Vega del Codorno, fin de la segunda etapa

DÍA 3. VEGA DEL CODORNO - ALBARRACÍN 80 km
Subimos desde Vega del Codorno hacia el nacimiento del Río Cuervo, otras veces visitado pero que no podíamos pasar de largo. Volvemos unos km por la carretera dirección Beteta y cogemos una pista forestal que sube en fuerte pendiente hasta alcanzar la parte alta del cordal. La recorremos en unos cuántos km entre pinares de olor delicioso. La hora no invita a ver animales, pero es una zona que debe prestarse mucho en otros momentos del día más propicios.
Continuamos por lo parte alta de la sierra, saltamos de pista en pista y al llegar a la bifurcación que lleva a la pista asfaltada junto al Tajo nos dejamos vencer por la kilometrada que nos queda y desestimamos la idea de continuar por la pista que lleva al puerto del Cubillo para subir a la cima de la Mogorrita. En su lugar volvemos a remontar el Tajo, ahora poco más que un riachuelo, y nos damos un último baño en sus aguas recién nacidas y más frías que nunca.

La pista asfaltada desemboca en la carretera que une Guadalajara con Cuenca y giramos hacia Guadalaviar sabiendo que viene un puerto que resulta ser el punto más alto de la ruta, 1.790 m. Lo sudamos y disfrutamos la bajada a Guadalaviar alcanzando los 65 km/h, parándonos a darnos un homenaje en forma de chuletas de cordero que muy amablemente nos cocina la dueña de la casa rural.

A partir de aquí ya no abandonaremos la carretera ni prácticamente la pendiente de bajada. A pesar de todo la carretera asoma a los cortados que jalonan el Guadalaviar, regalando un buen espectáculo. Seguimos bajando y entramos en las hoces del Guadalaviar previas a Albarracín, cuyas murallas nos reciben con los brazos abiertos.

DÍA 4. ALBARRACÍN - TERUEL 43 km
En esta etapa sólo disponemos de una mañana ya que tenemos que llegar a Teruel a comer. El día empieza con el sol azotando implacable la subida a los pinares de Ródeno. Llegamos a la zona de pinturas rupestres y paraíso del boulder. Los pinos empiezan a hacer acto de presencia y nos llevan durante muchos km bajo paredes de rocas rosas desgajadas y de formas caprichosas. Todo el tra,o es carretera sin apenas tráfico, y lo disfrutamos solos como estamos. Después de varias subidas cogemos un camino que baja fuerte hasta el pueblo de Bezas, cuya entrada desde atrás recuerda a un pueblo del Atlas marroquí. ¡Paff! Reventón. Ya no nos quedan cámaras de repuesto, esperemos llegar a Teruel sin contratiempos!
Y así es; por carretera ¡de 2 carriles! separados y prácticamente sin pedalear alcanzamos San Blas, donde nos desviamos a la pista junto al río que nos deja en Teruel, para brindar con cerveza fresca bajo los cuernos del Torico.

2 kommentarer

  • eao2222 04-05-2016

    Muy buena ruta...
    ¿como volvisteis a Molina? supongo que dejariais un coche en cada sitio?

  • Foto af Alisssia

    Alisssia 05-05-2016

    Gracias!
    Más fácil, volvimos en autobús de Teruel a Molina. Ningún problema para montar las bicis en el maletero del bus aunque es bueno confirmar antes con la compañía por si acaso, ya que algunas veces dependerá del humor del conductor...

Du kan eller denne rute