miguelmhg
206 7 11
  • Foto af Norte de Marruecos en bicicleta. Etapa 1 (Tanger - Asilah)
  • Foto af Norte de Marruecos en bicicleta. Etapa 1 (Tanger - Asilah)
  • Foto af Norte de Marruecos en bicicleta. Etapa 1 (Tanger - Asilah)

Koordinater 1911

Uploadet 14. november 2017

Optaget november 2017

  • Bedømmelse

     
  • Information

     
  • Let at følge

     
  • Landskab

     
-
-
107 m
-0 m
0
14
27
54,77 km

Vist 542 gange, downloadet 19 gange

tæt på Ancienne Medina, Tanger-Tetouan-Al Hoceima (Morocco)

Antes de empezar con la descripción de esta primera etapa algunos comentarios que creo que pueden ser interesantes para viajar en bicicleta por Marruecos (bajo mi opinión y experiencia claro)… principalmente es importante olvidarse de los posibles prejuicios y descubrir el país por nuestra propia experiencia, seguro que nos sorprende gratamente.

1. SEGURIDAD: Marruecos es un país seguro, por lo que no hay que tomar precauciones más allá de las básicas que tomemos en cualquier otra parte. Es raro sufrir algún robo, nosotros dejábamos las bicicletas sin candar fuera de las tiendas y restaurantes (en las zonas rurales) y nunca tuvimos ningún problema (esto no significa que haya que despreocuparse por completo, pero no merece la pena obsesionarse con la seguridad porque realmente no es un problema).

2. CONDUCIR EN BICI POR MARRUECOS: antes de empezar este viaje leímos algunos comentarios sobre el peligro de conducir una bicicleta en Marruecos, pero la verdad es que nosotros no tuvimos esa percepción. Hay que decir que intentamos evitar carreteras con mucho tráfico y grandes avenidas en las ciudades. Pero en los tramos de carretera en los que encontramos algo más de tráfico, nuestra impresión general es que los conductores respetan a los ciclistas; por lo general los coches se apartan para adelantarte, esperan a adelantar si vienen otros coches de frente, etc. Es muy frecuente que te piten, pero no es tanto para increpar, si no para advertirte de que te van a adelantar o incluso para saludarte y animar; no obstante, hay que decir que también encontramos algún impaciente y gente poco respetuosa (pero no más que en cualquier otro sitio). Eso sí, el tráfico en las ciudades grandes es bastante caótico, por lo que mucha precaución en cruces, semáforos, rotondas, etc.

3. AGUA: conviene ser previsor y llevar siempre suficiente agua embotellada para realizar la jornada completa, así evitaremos posibles trastornos gastrointestinales que puedan arruinarnos la experiencia. Salvo en aldeas pequeñas, casi todos los pueblos tienen al menos una pequeña tienda donde puede comprarse agua embotellada, ya sea al inicio de etapa o a lo largo de la jornada.

4. COMIDA: la comida marroquí es simplemente exquisita!, bastante semejante a otras cocinas mediterráneas. Simplemente hay que tener precaución con la comida cruda (fruta, ensaladas, etc.), evitándola en la medida de lo posible, o cerciorándonos muy bien de las condiciones sanitarias, especialmente en puestos callejeros y algunas zonas rurales más aisladas. Si la comida está cocinada mucho mejor, así evitamos cualquier problema.

5. ALOJAMIENTO: planificando bien las etapas podremos dormir bajo techo todos los días. En todos los finales de etapa de esta ruta hay opciones de alojamiento.
No obstante, no está de más llevar una tienda de campaña para posibles imprevistos (nosotros la llevamos, aunque al final no nos hizo falta). Está permitido acampar, aunque las zonas suelen ser bastante visibles, ya que los paisajes son áridos y con poca vegetación. Una buena opción puede ser cerca de algún río, o incluso en los pueblos se puede preguntar a algún lugareño si nos deja acampar en su jardín o huerto; la gente suele ser acogedora y se presta a ayudar, especialmente en las zonas rurales.

6. PRECIOS: por lo general Marruecos es barato; en las ciudades grandes y zonas turísticas los precios son algo más altos (casi equiparable a los precios en España), sin embargo, en las zonas rurales las cosas son muy baratas, pudiendo comer muy bien por apenas 5€.
El regateo es el “deporte nacional” así que no tengáis ningún apuro en regatear todo, porque es lo normal, negociando desde artesanía, hasta comida y alojamiento; de hecho, en algunas situaciones, el aceptar el precio inicial sin intentar negociar puede considerarse incluso algo ofensivo. Si nos planificamos, buscamos buenas opciones y negociamos bien, podemos valernos con un presupuesto de aprox. 20€ diarios (desayuno, comida, cena y alojamiento).

7. IDIOMA: en Marruecos se habla principalmente árabe y al parecer existe un alto porcentaje de la población que habla bereber, aunque nosotros no lo escuchamos (o no supimos reconocerlo). El francés es un idioma muy extendido en todo el Magreb, procedente de la época del colonialismo y los protectorados, por lo que mucha gente lo habla a la perfección (salvo algunas excepciones, quizá en las zonas rurales más remotas). Al ser un país vecino y con muchos siglos de relaciones mutuas, mucha gente habla también español, sobre todo en las ciudades y pueblos grandes del norte (Tanger, Asilah, Tetouan). Y por último el idioma universal, el inglés, que también hablan algunas personas, sobre todo en las zonas más turísticas. En cualquier caso nosotros no tuvimos ningún problema de comunicación, haciendo una mezcla de español, inglés y francés… en algunos casos en que la comunicación fue más complicada (con personas que solo hablaban árabe) enseguida se acercó alguien que hablaba español o inglés para ayudarnos y hacer de intérprete (sin que ni siquiera hubiéramos pedido ayuda).
Como consejo (válido para cualquier otro sitio), conviene aprender algunas palabras o frases muy básicas para saludar, o dar las gracias… la gente siempre agradece que intentes decir algo en su idioma, y aunque parezca una simpleza, en muchas ocasiones puede ayudar a que la gente se muestre más dispuesta a echarte una mano.

8. EQUIPAJE y CLIMATOLOGÍA: el equipaje propio de cualquier viaje cicloturista, adaptándolo a la época del año. En invierno las temperaturas pueden ser muy frías; el clima del norte de Marruecos es prácticamente el mismo que el del sur de España, pero el hecho de tener bastantes zonas montañosas hace que la temperatura pueda caer mucho, especialmente por la noche, así que conviene llevar ropa de abrigo, guantes gordos, gorro, braga para el cuello, etc. Sin embargo en verano el calor puede ser asfixiante, y el paisaje es muy árido y sin apenas sombras, por lo que no es recomendable esta ruta en los meses más calurosos.
Un buen kit de reparación (cámaras de recambio, llaves, tronchacadenas, alicates, navaja, etc.) puede salvarnos de quedarnos tirados a varios kilómetros de algún pueblo.
Recordar la opción de la tienda de campaña, ya sea porque queramos acampar o simplemente como precaución en caso de no encontrar alojamiento algún día.


Y ahora sí, la descripción de esta primera etapa...

Esta primera etapa es muy sencilla, corta y sin apenas desnivel, perfecta para ir preparando las piernas para los próximos días. Salimos de Tanger, callejeando más o menos según nos apetezca e intentando evitar las calles con más tráfico (algunas calles de Tanger tienen fuertes pendientes, aunque cortas).
Según salimos del centro de la ciudad, las afueras no son especialmente bonitas, con zonas industriales, basureros y en general zonas bastante degradadas. Abandonamos la ciudad en dirección sureste por una pequeña carretera que acaba convirtiéndose en camino (perfectamente ciclable), y que nos conduce hasta la pequeña comuna de Gueznaia.
Salimos de Gueznaia por la carretera NI, la cual debemos seguir unos 4-5 km (no debemos preocuparnos por el tráfico ya que existe un paseo peatonal paralelo a la carretera, y además dicha carretera tiene un arcén ancho). Una vez abandonemos esta carretera entramos en una zona más rural y seguimos por una carretera pequeña y con muy poco tráfico. Continuando por esta tranquila carretera, encontramos una ligera cuesta que atraviesa una pequeña zona de bosque y que supone la única “dificultad” del día.
El último tramo de esta etapa es muy cómodo hasta llegar al pintoresco pueblo marinero de Asilah, donde es visita obligada su bonita medina, cuya muralla da directamente al Océano Atlántico.

PARA COMER: podemos comprar comida antes de salir de Tanger para comer durante el camino; también podremos encontrar alguna pequeña tienda abierta en alguno de los pequeños pueblos que atravesamos. En Asilah hay una amplia oferta de cafeterías y restaurantes, ya que es un pueblo bastante turístico, a pesar de no ser excesivamente grande. Al ser un pueblo marinero, merece la pena probar algún plato típico de pescado, como el tallín de pescado, o diferentes pescados y mariscos a la plancha, etc.

PARA DORMIR: En Asilah hay una amplia oferta de alojamientos de diferentes precios y comodidades, desde apartamentos, hasta hoteles y hostales (nosotros encontramos una habitación doble por 25€).
Waypoint

35.7896086,-5.8023383

Unnamed Road, Tanger, Marruecos
Waypoint

35.7047705,-5.9107694

N1, Gueznaia, Marruecos
Waypoint

Arcila, Marruecos

1 kommentarer

  • Foto af peregilondo

    peregilondo 12-01-2018

    I have followed this trail  Vis mere

    ruta sencilla y de preparación

Du kan eller denne rute