-
-
986 m
770 m
0
4,5
8,9
17,82 km

Vist 82 gange, downloadet 1 gange

tæt på Pedrezuela, Madrid (España)

Bueno pues este año 2017 decidí acabarlo de una manera especial y, no sé si será ya por la edad o qué, pero la mejor forma que se me ocurrió fue terminarlo con una “casi” media maratón de montaña, y digo casi porque realmente fue una prueba de 18 km. Yo nunca había corrido una competición de media maratón de montaña, lo máximo siempre habían sido carreras de 10 km, así que la mejor manera que vi de probar que tal aguantaría una media maratón es correr una un poco más corta, así que esta San Silvestre que organizaba el municipio de Pedrezuela el penúltimo día del año me venía al pelo y así mataba dos pájaros de un tiro. Y para rematarlo del todo, al día siguiente tenía la “Sansil” de Toledo, ¡perfecto para terminar el año como había planeado!
Salimos de Toledo un grupo de amigos del club Cota 8000, Bolo-K2 y el Bikilamanjaro entre los que estaban Capi, Tori, Sergio, mi habitual compañero de fatigas Javi y otro compañero con el que he empezado compartir rutas hace poco, pero estoy convencido que se va a convertir en otro habitual compañero de fatigas, Floro.
Llegamos a Pedrezuela bastante temprano, todavía había bastantes plazas para aparcar, tanto en los parkings disuasorios como en los que hay dentro del municipio. Lo dejé de primeras en uno disuasorio ya que leí que el año pasado se habían producido robos en algunos vehículos y pensaba que este año estarían vigilados, pero nos dijo uno de protección civil que estaba regulando el tráfico, que no se iba a quedar nadie vigilando pero que la policía local se pasaría de vez en cuando. No me convenció la respuesta así que al final lo llevé a una zona dentro del municipio cerca de la zona de la carrera, y menos mal, porque después de la carrera oímos decir a una camarera de un bar, que a unos les habían robado en un coche aparcado en unos de los parkings disuasorios. Muy mal por parte de la organización que vuelvan a pasar este tipo de cosas, no me puedo imaginar peor situación después de terminar una carrera, que la de llegar al coche con ganas de cambiarte e irte a casa, y encontrarte con que algún hijo puta te ha roto una ventanilla para robarte, y encima en uno de los parkings que se han habilitado para ello.
En Pedrezuela había niebla cerrada y hacía frío, en contraste con el día que había amanecido en Toledo, totalmente despejado y temperatura suave, era el típico día que no sabes realmente que llevar puesto por si al final termina saliendo el sol, aunque no tenía mucha pinta de querer salir, así que fui abrigado, y acerté.
Como llegamos bien de hora, recogimos el dorsal y nos fuimos a tomar algo a una cafetería, pero yo había desayunado bien así que me tomé solo una botella de agua para hidratarme, que ya me ha pasado otras veces de empezar con el estómago lleno e ir jodido al principio.
Después de tomar algo nos fuimos para la línea de salida, nos hicimos fotos, calentamos, hablamos… y yo sobre todo intentando calmar los nervios, ya que para mí era un nuevo reto esta distancia, aunque siempre me suele pasar lo mismo, estoy bastante nervioso los minutos antes de llegar a la línea de salida, pero cuando estamos todos allí agrupados como un rebaño esperando que abran las puertas del redil, se me pasan todos los nervios, supongo que será por el ambiente, y el hecho de que en casi todas las carreras pongan un poco de caña por los altavoces. Como no, empezó a sonar el “thuderstruck” de AC/DC, todo un clásico ya en las líneas de salidas y al rato se oyó la cuenta atrás y el pistoletazo de salida. A mí me gusta empezar despacio, para calentar bien y luego poder atacar al final si voy bien de fuerzas, así que me adelantaron casi todos los compañeros y me quedé corriendo con Sergio, un compañero del Cota 8000 que estaba empezando en esto del trail y también iba a ir a un ritmo tranquilo. Pero poco nos duró el ir juntos, ya que enseguida empezaron los primeros atascos para pasar algunos puntos, y esto es como en los atascos de tráfico con dos coches, como te despistes un momento, pierdes al otro, y así me pasó, así que al poco de empezar ya iba solo con casi 18 km por delante… La verdad es que era una situación nueva para mí ya que todas las carreras que he hecho hasta ahora de trail, las he corrido con Vero, mi mujer, o por lo menos la mayor parte de la carrera, ya que yo al final suelo apretar, sobre todo en las bajadas y ella se queda atrás, así que ahí estaba yo, solo ante el peligro y como suele ser habitual en mí, pensando que no voy a poder terminar la carrera al empezar a subir la primera cuesta…. Tengo que decir también que todo chulo yo, me había puesto las gafas fotocromáticas por si luego salía el sol, pero con la niebla y la humedad que había, a los 10 minutos ya no veía una mierda del agua que tenían, así que por no parar tan pronto y quedarme de los últimos, tuve que ir un buen rato con las gafas en la mano, menos mal que no me metí una hostia. Lección bien aprendida para la próxima.
Pues así seguí corriendo pensando en mis movidas y escuchando música por los auriculares, cuando por fin veo a lo lejos a alguien conocido, Floro, que estaba lesionado con un dolor en el muslo y había bajado el ritmo, así que ya fui con él casi hasta el final. La verdad es que ir con alguien y poder hablar hace que se pase un poco mejor el tiempo, y más en esta carrera que la niebla no levantó en todo el tiempo y no te podías entretener siquiera con el paisaje. Fuimos a un ritmo tranquilo, parando en todos los avituallamientos y disfrutando de la carrera.
Casi al final hubo una zona de piedras más técnica, de las que me gustan, además bastante resbaladiza por la humedad, y Floro que iba ya bastante tocado, me dijo que tirase, que él iba a ir despacio, así que apreté el ritmo ya hasta el final de la carrera. Luego me dijo que en esa parte se escurrió, se terminó de fastidiar el muslo y llegó casi andando, que mala pata.
Prueba superada, la verdad es que es un trail bastante chulo, sencillo si quieres empezar a aumentar la distancia ya que además no tiene mucho desnivel, y hay un poco de todo, subidas y bajadas técnicas, otras más sencilla, bastante zona de llaneo, que a los que somos un paquete, nos viene bien para recuperar, y tiene pinta también de que las vistas son muy chulas ya que es el entorno de la sierra de Guadalix, pero como no levantó la niebla, pues no lo pude comprobar. Solo tengo un pero a esta carrera y es que los detalles no estaban muy cuidados, la bolsa del corredor no llevaba mucho, la camiseta y ya, el bocadillo de después fue bastante escaso, se supone que te daban también un caldo que yo no pude probar porque se agotó enseguida y los avituallamientos, sin ser malos, los he visto más completos. Las carreras se hacen para ganar dinero está claro, pero por lo menos intentar que no se note mucho, he estado en carreras que es impresionante la cantidad de detalles que hay, como se vuelca todo el pueblo con la carrera y te hacen sentir como en casa, pero en esta carrera no noté eso. Aun así, animo a la gente a que la corra ya que es una carrera muy bonita y en unas fechas que no es habitual.
Y ya nada, solo quedaba cambiarse, tomarse las cañas de rigor en buena compañía y descansar, que al día siguiente me esperaba la “Sansil” Toledana.

Kommentarer

    You can or this trail